¿Es sano comer huevo de gallina todos los días?

¿Es sano comer huevo de gallina todos los días?

Tenemos la imagen perfecta de desayuno: un jugo, una pieza de pan, yogurt, hot-cakes y, por qué no, huevo revuelto, ¿o lo prefieres estrellado?

Si eres fan de comer huevo de gallina casi diario te tenemos una noticia, porque no creerás lo que le pasa a tu organismo cada vez que consumes este producto.

¡Acompáñanos a descubrir cómo el consumo de huevo impacta a tu alimentación!

Sabemos que existen huevos de muchas especies, algunos para platillos muy específicos, pero en esta ocasión solo hablaremos del huevo de gallina, ¿¡va!?

Este producto juega un papel importante en la alimentación, ya que es un ingrediente básico en la cocina, además de delicioso, contiene un alto valor nutritivo.

Otras ventajas del huevo de gallina es que es muy fácil de integrar con otros alimentos, es fácil de preparar y tiene una excelente relación calidad-precio.

No solo eso, es el alimento con mayor densidad de nutrientes como: proteínas, ácidos grasos monoinsaturados, yodo, fósforo, selenio, vitamina B12, riboflavina, niacina, vitamina A, vitamina D y folatos; como puedes ver, ¡es un gran producto!

Mas en este punto podría preguntarte cuál es su “lado negativo”. Por lo general se piensa que existe una relación estrecha entre el colesterol que aporta el huevo y las enfermedades del sistema cardiovascular.

En general, se cree que el colesterol es un elemento que nos hace daño. Esto no es precisamente una mentira, pero tampoco una verdad absoluta, así que vamos a resolver esta cuestión partiendo que:

Existen dos tipos de colesterol.

El colesterol LDL: Es el que conocemos como “malo”, se aloja y se acumula en las paredes de las arterias obstruyéndolas. Esto conlleva a diversos cuadros clínicos como aterosclerosis, enfermedades coronarias, hipertensión o accidentes cerebrovasculares (ACV), entre otros.

El colesterol HDL: Este es el «bueno». Nos aporta beneficios indispensables para el buen funcionamiento del organismo, permitiendo la absorción de nutrientes.

El colesterol que proviene de una fuente como los huevos de gallina se incluye en el grupo del colesterol “bueno”.

¡Ojo!

Para poder beneficiarnos de todas las ventajas nutricionales del huevo debe cocinarse, y no de manera cruda.

El cocimiento del huevo facilita la digestión completa de las proteínas del albumen o clara del huevo, la liberación de algunas vitaminas y minerales y la destrucción de posibles microorganismos contaminantes.

Por último queremos recordarte que, como tal, no hay alimentos buenos o malos, pero si existen buenas o malas elecciones alimentarias.

Apóyate con püre y consigue un plan de alimentación que cubra las necesidades y requerimientos de tu cuerpo, ¡claro!, siempre de la mano de un profesional de la salud.

Síguenos en nuestras redes sociales

0 comentarios 0

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados