Te enseñamos qué hacer para que recuperes tu figura después de tu embarazo

Te enseñamos qué hacer para que recuperes tu figura después de tu embarazo

¿Te has preguntado cuántos kilos pierdes al momento de dar a luz? Hoy vamos a descubrir qué pasa después de ese momento tan increíble y, además, qué te recomendamos para que recuperes tu figura lo más pronto posible. ¡Acompáñanos!

Para tu conocimiento, durante el nacimiento de tu bebé estarás perdiendo una cantidad de peso considerable: aproximadamente de 2 a 3 kilos por tu hijo o hija, 1 kilo menos de placenta, de 1 a 2 kilos de líquido amniótico, entre otros considerando cómo fue el parto.

En la primera semana después del parto continuarás perdiendo más peso a medida que se eliminan los líquidos retenidos, pero los kilos extra de grasa que aumentaste durante el embarazo comenzarán a bajar a medida de que tu organismo lo permita y esto depende de los hábitos que pongas en práctica.

La etapa de lactancia te ayudará

Ten en cuenta que la lactancia te ayuda a quemar calorías, ya que amamantar genera un gasto de energía para el cuerpo, alrededor de unas 700-500 calorías extras por día.

Para esto debes saber que mientras estés dando pecho debes evitar intentar bajar de peso, para permitir que el cuerpo se recupere de los cambios hormonales, los cuales suceden durante la cuarentena (al terminar esta etapa se puede iniciar un régimen estricto de alimentación).

Ventajas de dar pecho:

1. El bebé lo necesita.

2. Ayudará a contraer el útero más rápido, por lo que el vientre se va a aplanar más pronto.

El extra de calorías que se queman ayuda, pero siempre y cuando se cuide la alimentación.

¡Ojo y mucho cuidado!

No se trata de pasar hambre, porque baja la producción de leche materna, se trata de comer mejor y de manera inteligente.

Tips para recuperar tu peso después del parto

• Mantente en paz y confía en ti: Evita analizar tu cuerpo y los pensamientos negativos, el estrés solo hace todo peor, lleva a comer en exceso, eleva cortisol e impide la quema de grasa, así que no seas tú peor enemiga.

• Retoma el ejercicio: Para esto es importante preguntarle a tu doctor si ya puedes iniciar con la actividad física. Una mujer que tuvo parto natural puede comenzar a hacer ejercicio a los 40 días, pero una mujer que tuvo cesárea puede comenzar a hacer ejercicio después, entre 8-12 semanas. La caminata es lo mejor que puedes hacer, comienza poco a poco para retomar la condición.

El realizar ejercicio de pesas ayudará a acelerar el metabolismo y a poner todo en su lugar otra vez, el cardiovascular y la dieta se encargará de la grasa y las pesas de potenciar esta pérdida de grasa y fortalecer tus músculos (pegar la piel).

Después de 6 meses postparto puedes incorporar las planchas, es lo mejor para el abdomen, intercala laterales y frontales. Y si tienes problemas para encontrar tiempo para hacer ejercicio incorpora las sentadillas, puedes optar por cargar a tu bebé para tener más peso y puedas hacerlas. Además estas ayudan a fortalecer y endurecer el glúteo.

¡Ojo! El sedentarismo es supersaboteador, si todavía no puedes salir, camina y muévete en casa. Haz ejercicios funcionales, sube y baja las escaleras, camina de un lado a otro, todo movimiento genera un gasto calórico.

• Descansa: Es importante tratar de dormir cuando el bebé lo haga, si no se descansa bien haremos las cosas de mala gana o sin la energía necesaria. Además, el dormir ayudará a acelerar el metabolismo, bajar niveles de cortisol (hormona del estrés que eleva insulina y te hace engordar) y recuperar energía.

• Mantente aún más hidratada: Procura tomar de 3 a 4 litros de agua al día. En esta etapa el cuerpo necesita agua en mayor cantidad, ya que te ayudará a producir más leche, baja la retención de líquidos y disminuye celulitis. Un cuerpo deshidratado no quema grasa con eficiencia y vuelve al metabolismo lento.

• Procura comer cada 3 horas: Si estás amamantando seguramente sientes más hambre de lo normal o presentarás mucha ansiedad, ya que el no dormir bien incrementa el apetito. Trata de hacer colaciones pequeñas cuidando el tipo de alimento y su porción, muchas veces en esta etapa podemos caer en refugiarnos en la comida o nos confiamos porque dando pecho “bajamos de peso”. No hay que confiarse, ejemplo: en lactancia se queman aproximadamente 500 kcal, pero una hamburguesa tiene más de 500 calorías, ¡a cuidarse!

• Incluye proteínas en comidas fuertes: No hay que olvidar que es el material de construcción, ayudará a que tu cuerpo se recupere más rápido, controla el apetito y acelera el metabolismo. Si tienes ganas de algún antojito mejor come algo de proteína o de verdura, las proteínas a comparación de los carbohidratos no generan picos de glucosa/insulina y, por ende, logras quemar grasa con mayor eficiencia.

• Controla tu consumo de carbohidratos: Come los adecuados, evita aquellos procesados y sin fibra. Los mejores carbohidratos son los naturales: papa, arroz integral, avena, quinoa, camote, entre otros. Te recomendamos comerlos hasta tu comida, ya que más tarde tenemos menos actividades (quemas menos kcal) y el metabolismo es más lento, por lo tanto si se comen en exceso pueden estancarse.

• Llénate de verduras: Son una gran fuente de nutrientes que ayudan a regular los procesos biológicos del organismo y proteger a tu bebé de las enfermedades. Sumado, en su mayoría son altas en agua, por lo que ayudaran a contribuir con tu buena hidratación. Consúmelas por lo menos 3 veces al día: champiñones, ejotes, espárragos, lechugas, calabaza, chayote, espinacas, acelgas, zanahoria, entre otras

Durante esta etapa es importante que disfrutes de todo el proceso, ¡hasta de las desveladas!

Recuerda que disfrutar del camino te lleva más lejos.

Con Püre cuida tu salud y recupera tu cuerpo.

¿Ya nos sigues en redes sociales?

0 comentarios 0

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados