Primero lo primero, ¡esto NO es una dieta!

Es un plan de 12 semanas en los que tomando en cuenta tus hábitos actuales, tu actividad física, tu objetivo y qué tan rápido quieres alcanzarlo, diseñaremos un plan de alimentación específico para ti.

¿Por qué 12 semanas?

Porque semana a semana iremos haciendo ajustes en la distribución de macronutrientes, es decir, las proteínas, grasas y carbohidratos que consumes. Por supuesto que cada cuerpo responde diferente a los macronutrientes y no todos necesitamos las mismas cantidades. 

Lo que haremos durante estas 12 semanas es sacar a tu metabolismo de su zona de confort. Al terminar cada semana, se calculará la siguiente dependiendo de tus avances y variando los tres macronutrientes. Ninguna semana será igual. Cada semana se ajustará para que logres tu meta en 12 semanas.

Una semana a la vez

Semana tras semana re-calculamos los macronutrientes en mayor o menor cantidad para sacar a tu metabolismo de su zona de confort y ponerlo a trabajar.

Cada semana un nuevo plan de alimentación variando la cantidad de proteínas, grasas y carbohidratos para lograr la meta que te propusiste.

Al ir cambiando tu plan cada semana, no sólo evitaremos el estancamiento, también haremos que te sientas mejor y disfrutes los resultados por más tiempo.